Aires.

¿Expectativas? Así el niño abandonado debajo del puente viendo a su alrededor el tráfico matutino lo podría resaltar, pero para él no es más que otro año que acaba, otro año que inicia y un auténtico martirio sin final. Para él cerciorarse de la realidad no entra en importancia, la comida de hoy sí lo es. El ganarse unos centavos para mantenerse despierto, vivo y elocuente es la misión de hoy. Pero qué es de la señora “petulante” en la camioneta del año que pasa a unos 10 metros de ahí, voltea, lo ve, lo ignora, lo borra de este mundo con su apatía. La señora maneja su camioneta, se detiene en el semáforo en rojo, saca su maquillaje caro y se lo aplica en la cara con mucho cuidado, sus pestañas se llenan de tinta mientras el semáforo pasa de rojo a verde y el señor del Volkswagen Clásico modelo 89 de atrás comienza a hacer presión, toca el claxon, lo golpea víctima de pánico por llegar una vez tarde a su trabajo. “Apúrese pinche vieja o esta vez perderé el bono” se dice a sí mismo, sin embargo, ayer se desveló apostando los ahorros de su mujer en juegos de baraja con sus amigos. En el aire hay frío, humedad, más frío y polución. Una polución que se burla del pensamiento humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s